viernes, 3 de junio de 2016

Proyecto: Talleres de lengua de señas colombiana para la comunidad educativa

¿Qué busca este proyeto?

Para la Institución la comunicación es un componente fundamental dentro de la dinámica escolar, los estudiantes sordos se comunican por medio de su idioma natural que es la L.S.C., es una lengua que se expresa en forma viso-manual-gestual, tienen una gramática propia y es ágrafa (no tiene escritura). Para lo cual surge la idea en 2010 de capacitar a los docentes interesados en el aprendizaje de la L.S.C. y extender la capacitación a los núcleos familiares de los estudiantes sordos para así mejorar el acompañamiento familiar en el ámbito escolar y social, fomentando el adecuado desarrollo cognitivo, lingüístico y académico de los estudiantes. 

En el transcurso de los primero años de capacitación se observa la necesidad de abrir el espacio para todos los miembros de la comunidad educativa que estén interesados en aprender a comunicarse de manera efectiva con los estudiantes sordos. Por ello, actualmente los talleres de L.S.C. se ofrecen para: docentes, directivos docentes, acudientes, familiares de estudiantes en situación de discapacidad: sordos, practicantes, estudiantes de la institución educativa, empleados administrativos, de servicios generales y personal de vigilancia.

Los talleres son brindados por el grupo de modelos lingüísticos de la institución educativa (que son personas sordas adultas competentes en la L.S.C.), con la orientación de la docente Julieta Pinto González (actualmente), bajo la metodología de inmersión en contextos significativos. La idea es promover espacios significativos, para garantizar el éxito del aprendizaje por medio de la interacción y practica en situaciones cotidianas que le permiten a cada participante enfrentarse al uso de la lengua en contexto.

Existen cuatro niveles de formación: inicial, básico, intermedio y avanzado. Cada uno con una duración de 10 sesiones de trabajo de dos horas cada una. La oferta de estos talleres se hace semestral. Conscientes de la diferencia en la disponibilidad de horarios y sobre todo pensando en la facilidad para los padres de familia se abren grupos en la mañana y en la tarde, y uno los sábados en la mañana. También se abren grupos para los estudiantes de primaria durante la jornada escolar.

Para las personas que han participado en los talleres ha sido una ganancia directa el poder comunicarse por sus propios medios con los estudiantes sordos. A nivel familiar ha mejorado el acompañamiento, los padres se encuentran con sus hijos para dialogar y vivir con ellos la experiencia de crecer siendo sordos, en un mundo de oyentes. En la comunidad educativa se siente el impacto al ver que no existen diferencias entre todos los estudiaste de la institución, pues con la promoción del aprendizaje de la lengua de señas en toda la comunidad, se abre un verdadero espacio de inclusión para los estudiantes sordos, quienes hasta hace poco se veían limitados al servicio de interpretación en otros espacios por fuera del aula de clases.

El impacto de los talleres se observa directamente sobre nuestros estudiantes sordos, quienes se sienten felices de poder interactuar en sus hogares con la L.S.C. y en diferentes espacios de la jornada escolar, ampliando sus posibilidades de participación en espacios de equidad e inclusión.  

Julieta Pinto González

No hay comentarios:

Publicar un comentario